Mediación y Coaching

El porqué de la mediación y el coaching

Es habitual que en algún momento de nuestra vida tengamos una sensación de insatisfacción, que puede reflejarse tanto en el ámbito personal como en el profesional. Sospechamos que somos capaces de llegar mucho más lejos, pero por alguna razón que de momento desconocemos nos sentimos estancados.

La necesidad patente de un cambio se nos va haciendo acuciante, y llega un momento en que adquiere visos de auténtica urgencia. Es el momento de hacer una labor de autoconocimiento, de descubrir qué le pedimos a la vida, qué sueños nos motivan y cuáles son nuestras competencias más genuinas para convertirlos en objetivo.

Coaching

Un proceso de coaching tiene como objetivo ayudar en ese tránsito entre la situación actual y la deseada. Se basa  principalmente en el desarrollo de dos elementos: la conciencia de uno mismo y de su entorno; y la responsabilidad personal.

Para alcanzar el más alto rendimiento se hace incidencia en descubrir el potencial –a veces oculto- y, al mismo tiempo, eliminar o al menos reducir las interferencias que hacen su aparición a lo largo del camino.

 

Por otra parte, cuando alguien se hace el firme propósito de tomar las riendas de su vida, una de las consecuencias lógicas es querer hacerse responsable de la gestión de sus propios problemas. Ser el actor principal, el protagonista de la propia vida, implica ser capaz de plantar cara a los diversos conflictos que van surgiendo a lo largo de la existencia. Éstos son a veces de difícil gestión, sobre todo cuando se ven afectadas otras partes con las que nos unen vínculos emocionales.

Mediación

Formarse en habilidades de comunicación para saber prevenir conflictos o para gestionarlos resulta básico para aquellas personas que otorgan tanta importancia al objeto del litigio como a preservar el futuro de las relaciones de las partes, sean éstas personas individuales o jurídicas. Un profesional de la mediación puede ayudar a las partes a encontrar los puntos clave para desactivar los mecanismos que impiden llegar a acuerdos.

 

Tanto el coaching como la mediación son procesos que apuestan de forma muy decidida por la responsabilidad, la inteligencia y la valentía personal a la hora de la toma de decisiones en la vida personal y profesional. En ambos casos se fomenta la buena comunicación y el crecimiento de uno mismo y de las personas que nos rodean.